martes, 13 de noviembre de 2012

Las abejas: insectos beneficiosos para el hombre

Los antófilos, (Anthophila, gr. "que ama las flores") conocidos comúnmente como abejas, son un tipo de insectos himenópteros. Los himenópteros, (del griego himen = membrana), se los denomina a los insectos de alas translúcidas y membranosas, como la avispa y la hormiga.
 Se las encuentra en todos los continentes excepto Antártida, están en todos los hábitats donde hay plantas con flores (magnoliofitas o angiospermas). Están adaptadas para alimentarse de polen y néctar, usando el primero fundamentalmente como alimento para las larvas y el segundo como material energético. La especie mejor conocida por todos es la abeja doméstica (Apis mellifera), a veces simplemente llamada "abeja". Esta especie es un insecto social que vive en enjambres formados por tres clases de individuos: reina, obreras y zánganos. Sin embargo, la mayoría de las especies de abejas son solitarias, es decir que no forman enjambres. Existen también un número de especies semi-sociales, con capacidad de formar colonias, por ejemplo los abejorros. Estas colonias no llegan a ser tan grandes ni duraderas como las de la abeja doméstica.
 Las abejas, pese a sus aguijones (que es su arma), son insectos mansos. Si no se las molesta ni se hacen movimientos bruscos que puedan alarmarlas, no atacan. Es lógico que sea así porque cuando una abeja clava su aguijón, éste queda enganchado en la herida de la víctima y, al perderlo, la abeja muere.

Polinización

 Las abejas son los polinizadores más importantes de las plantas con flores o magnoliófitas. Se calcula que la tercera parte de los alimentos humanos son polinizados por insectos, fundamentalmente abejas.
  La mayoría de las abejas son de cuerpo velludo con pelos plumosos; llevan una carga electrostática. Todo esto ayuda a que el polen se adhiera a su cuerpo. Con sus patas lo transfieren a las canastas de polen que pueden ser de dos tipos: scopas o corbículas. Algunas especies de abejas son muy especializadas y colectan polen de unas pocas especies de plantas, otras son generalistas y visitan muchos tipos de flores diferentes. Pero en general visitan flores de una sola especie por un período de tiempo antes de ir a otra especie, lo cual es beneficioso para las plantas que requieren polen de la misma especie para su fecundación. La abeja posee dos antenas (órganos del olfato), que le sirven para localizar las flores, y dos pares de alas, muy delgadas, que permiten a algunas especies, largos vuelos de hasta 12 km.

Del huevo a la abeja:

 Las abejas (reina, obreras o zánganos) nacen todas de un huevo minúsculo puesto y depositado por la reina en un alvéolo. 
 Un huevo fecundado (hembra), depositado en un alvéolo y alimentado de una papilla de polen y de miel, se volverá una abeja obrera. El huevo se transforma en larva el cuarto día, el 8° día las abejas operculan el alvéolo y la metamorfosis continúa en secreto. Al día 15, las abejas ya formadas se desprenden y comienzan con su vida obrera.
 Otros huevos hembras, depositados en unos alvéolos reales, son exclusivamente alimentados con jalea real. Están destinados a volverse las futuras reinas. El operculaje se hace el 6° día, la transformación es más lenta: será necesario esperar 21 días para que la larva real de nacimiento a una joven reina.
 Los huevos no fecundados (machos) son depositados en un alvéolo normal y reciben la misma comida que las larvas obreras. La metamorfosis es todavía más larga: los machos nacen al cabo del día 23.
 Las abejas son insectos sociales, no pueden tener una existencia aislada y necesitan vivir en colonia. Esta colonia esta muy organizada, compuesta por obreras, zánganos y la reina.
 Las obreras son exclusivamente abejas hembras, las más numerosas de la colonia (cerca de 30.000 hasta 70.000 por colmena) y se encargan de todas las tareas relacionadas al buen funcionamiento de la colmena. Las abejas cumplen todas las funciones, es decir que no tienen solo una tarea en su vida. Viven 45 días aproximadamente.
1)      Durante los cuatros primeros días de su vida, la obrera limpia los alvéolos y la colmena.
2)      Del día 5 al día 11, es nodriza y ceba de jalea real las larvas de los alvéolos reales.
3)      Del día 11 al día 13, se convierte en almacenera: su papel consiste en almacenar el polen y el néctar en los alvéolos y en ventilar la colmena.
4)      Del día 14 al día 17 las glándulas productoras de cera de su abdomen ya desarrolladas, se vuelve cerera y edifica los panales.
5)      Del día 18 al día 21 es centinela y está de guardia a la entrada de la colmena para rechazar a los intrusos, avispas, mariposas e incluso a los zánganos.
6)      A partir del día 22 y hasta su muerte irá de flor en flor a cosechar néctar, polen y propolis: se vuelve libadora y trae la comida a la colmena.
 
 Los zánganos son los únicos machos de la colonia. Son criados en el seno de la colmena como fecundadores potenciales de la reina y viven en primavera y en verano. No siendo capaces de alimentarse por si mismos, son alimentados por las obreras. Como no tienen aguijón no pueden asegurar la protección de la colonia y su misión esencial es la de fecundar a la reina.
Pero solo algunos lo consiguen fecundarla. Una vez cumplida su misión como reproductores mueren destripados por la reina.
  En una colonia de abejas sólo puede haber una reina. Nace en un alvéolo real, construido especialmente por las obreras para abrigar larvas reales. Para asegurar la continuación de la especie, la colmena tiene siempre varios alvéolos reales.
  La reina que nazca primero tiene que matar todas las larvas de las otras celdas reales. Si una segunda reina nace al mismo tiempo, las dos reinas se entablan en una batalla a muerte y la que salga victoriosa será la que mande sobre la colmena. Tres a seis días después de su nacimiento, la joven reina ya va a unirse cinco o seis veces con una decena de zánganos. Una vez fecundada,  empieza su vida de ponedora. Jamás saldrá de la colmena durante los 4 o 5 años que viva y tendrá una sola misión, poner sin descanso hasta 2.000 huevos al día. Continuamente esta rodeada, protegida y alimentada por las obreras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada